La monitorización en redes sociales nos permite estar al día de lo que se dice de cualquier empresa, institución o sector. Gracias a la monitorización en redes sociales, podemos conocer las necesidades de nuestro público objetivo y evaluar nuestra presencia frente a la competencia; aspectos a tener muy en cuenta a la hora de trazar una estrategia online. Además, podremos reaccionar a tiempo ante una posible crisis de reputación online.

Monitorización en redes sociales

Las ventajas están claras, ¿verdad? Pero, ¿cómo podemos hacerlo? ¿Cómo monitorizamos las conversaciones de redes y otros medios sociales? Existen numerosas herramientas de monitorización online que pueden ayudarnos en esta tarea, pero no nos cansaremos de repetir que, más allá de las herramientas, lo más importante una persona o equipo que sepa sacarles partido (sí, en monitorización online también podemos aplicar la regla 10/90 del gran Avinash Kaushik para la analítica web; aunque la proporción de la inversión puede variar, nos quedamos con la idea la que el factor humano es vital).

Monitorización en redes sociales paso a paso

  1. Definir objetivos y necesidades del proyecto de monitorización online. ¿Queremos vigilar a la competencia? ¿Evaluar el mercado? ¿Queremos clasificar las menciones por temas? ¿Necesitamos flexibilidad para crear las búsquedas y/o filtrar las menciones? ¿Valorar si las menciones son positivas o negativas? ¿Recibir alertas por email?
  2. Elegir la(s) herramienta(s) de monitorización, en base al primer paso y al presupuesto disponible.
  3. Definir los términos a monitorizar: el nombre de nuestra empresa, productos, directivos, portavoces relevantes, competidores, otras palabras clave del sector…
    • Debemos tener en cuenta términos problemáticos, posibles “alias” que puedan usar los usuarios, errores ortográficos…
    • Si procede, definiremos también la clasificación temática de las menciones.
  4. Configurar la herramienta. Introducir las palabras clave que debe buscar y excluir para cada marca y tema. Por ejemplo, si la marca que queremos monitorizar patrocina a algún equipo deportivo, pero solo nos interesa la conversación sobre la empresa y sus productos o servicios, tendríamos que excluir las palabras clave relativas a la actividad deportiva del equipo que patrocina. En este punto la prueba-error es de vital importancia para ajustar las búsquedas lo mejor posible.
    • Si nuestra herramienta lo permite y nos interesa, también podemos configurar las alertas por email: por ejemplo, si se detecta un pico de menciones sobre nuestra marca, o varias menciones negativas sobre algún tema. Esto dependerá de los objetivos y necesidades que hayamos marcado en el primer paso.
  5. Recogida de datos. Esto sí, lo dejamos en manos de la herramienta.
  6. Revisión y filtrado. Por muy bien que lo hayamos hecho en el punto, es posible que la herramienta recoja menciones irrelevantes, que deberemos filtrar. Además, en caso de que nos interese el sentimiento de la conversación (menciones positivas, negativas o neutrales) debemos tener en cuenta que las herramientas siguen estando algo limitadas en esta función (por ejemplo, no detectan la ironía ni el contexto) así que es conveniente revisar la clasificación de las menciones.
  7. Análisis y valoración. Por supuesto, todo lo anterior no serviría de nada sin un análisis que dé sentido a los datos que hemos obtenido. Debemos valorar la información, sacar conclusiones y realizar los informes correspondientes.

Ahora ya sabes qué pasos seguir para saber qué se dice en Internet sobre ti y tus competidores. Si quieres ponerte en marcha pero no puedes dedicarle el tiempo necesario, tal vez te interese nuestro servicio de monitorización online. No lo dudes: ¡contacta con nosotros!

Publicado por Overalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *