El linkbuilding es una técnica SEO que consiste en conseguir enlaces desde páginas web de terceros a las nuestras, para obtener mayor popularidad a ojos de los buscadores y obtener un mejor posicionamiento. En el post “Linkbuilding: ¿Qué es y cómo se puede realizar?” os explicábamos por qué el linkbuilding es tan importante para el SEO y qué hacer para conseguir enlaces de calidad. En este nuevo post nos centraremos en qué no hacer; es decir, en los errores que hay que evitar, para tener éxito en la tarea de conseguir una mayor relevancia de cara a los buscadores (lo que será premiado con un mejor posicionamiento) a través de los enlaces.

Hay que destacar la importancia de seguir una guía de buenas prácticas a la hora de hacer linkbuilding, porque los buscadores mejoran cada día sus herramientas para identificar enlaces forzados o comprados, y penalizan a las webs que utilizan estas técnicas con un peor posicionamiento en los resultados de búsqueda. El linkbuilding nos puede ayudar, pero si no lo hacemos con cuidado, el remedio puede ser peor que la enfermedad. 

Linkbuilding. Qué errores eviatr.

Errores comunes de linkbuilding

  1. Utilizar técnicas anticuadas o fraudulentas. Durante algunos años era muy habitual el uso de técnicas para conseguir enlaces de forma fraudulenta: granjas de enlaces, directorios generalistas, intercambios de enlaces… Estas estrategias que antaño podían valer ya no solo no valen, sino que, además, es un error utilizarlas, porque los algoritmos de Google (y otros buscadores) nos pueden penalizar.
  2. No realizar una auditoría de los enlaces actuales. Antes de empezar a buscar nuevos enlaces, es conveniente revisar y analizar si hay páginas que ya tienen algún enlace a nuestra web. Es posible que encontremos enlaces desde sitios “tóxicos”, que deberíamos inhabilitar para que no nos perjudiquen (como explicamos en el primer punto, los buscadores podrían penalizarnos). También puede haber enlaces rotos, que apuntan a páginas que ya no existen. En cualquiera de estos casos, podemos inhabilitar los enlaces problemáticos desde Google Search Console (también se puede contactar con el administrador de la web para que los quite o arregle, pero puede resultar muy laborioso). Asimismo, también deberíamos arreglar los enlaces que no funcionan en nuestra propia web.
  3. Olvidarnos de las oportunidades más sencillas. A la hora de buscar páginas que nos puedan enlazar es habitual empezar a investigar fuera e ir en busca de los “top”. Y muchas veces se dejan escapar oportunidades más cercanas, con las que además hay mayor probabilidad de éxito. Claro que tenemos que intentar que nos enlacen los medios más relevantes del sector, pero también clientes, socios, asociaciones…
  4. No tener en cuenta la calidad, la relevancia o la ubicación del enlace. Es importante evaluar las características del dominio que nos va a enlazar (autoridad, tráfico estimado…). Además, para considerarlo relevante y de buena calidad, el enlace debería estar en una página relacionada con nuestro sector y tener un anchor text (las palabras en las que se pone el enlace) relacionado con nuestra página de destino. Asimismo, una buena pieza de contenido es mejor ubicación que un pie de página o una barra lateral.  Y ojo con los enlaces nofollow (un atributo que indica a los buscadores que no tengan en cuenta un enlace); nos podría servir para obtener algo de tráfico, pero no para mejorar el SEO.
  5. Centrarse solo en la home (o en otra página). Los buscadores prefieren la variedad, por lo que no es recomendable que todos los enlaces vayan a la misma página. Del mismo modo, tampoco es recomendable que siempre se utilicen las mismas palabras clave en el texto del enlace.
  6. Pedir enlaces sin ofrecer nada a cambio. Escribir un impersonal “hola-¿me-pones-un-enlace?” a los administradores de las webs que nos interesan también está “muy visto”. Es recomendable dirigirnos de forma personalizada, con humildad y ofreciendo algo a cambio: una mención en redes, un contenido sobre ellos, algún producto para que lo prueben…
  7. No hacer seguimiento. El linkbuilding no termina cuando pedimos que nos enlacen. Es recomendable hacer un seguimiento periódico de las respuestas obtenidas, enlaces conseguidos… En algunos casos, si no obtenemos ninguna respuesta (y el sitio lo merece) no está de más volver a contactar, siempre que no resultemos demasiado insistentes, ya que a veces la falta de respuesta no se debe a falta de interés, sino a que nuestro mensaje se ha “traspapelado”. Asimismo, tampoco termina cuando conseguimos los enlaces: es recomendable revisar periódicamente los enlaces que apuntan a nuestra web para confirmar que todo sigue como debería estar (por ejemplo, que algún editor no haya borrado el enlace o añadido el atributo nofollow).

Si quieres que te echemos una mano con ello, recuerda que disponemos de un servicio exclusivo de linkbuilding. No lo dudes, y ¡contacta con nosotros!

Publicado por Overalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *